lunes, 19 de enero de 2015

Ecologismo extremo

por Angel L.Herrero

Un terriblemente crudo invierno había traído una exagerada explosión primaveral. La vegetación del mundo entero comenzó una expansión sin control, un desarrollo imparable. Las zonas deforestadas volvieron rápidamente a repoblarse por una flora increíblemente frondosa. El avance desaforado de bosques y selvas se tragó en pocos meses la mayor parte de las ciudades. La humanidad hubo de volver a asentarse entre el follaje de los árboles.

* * *





lunes, 12 de enero de 2015

Concepción

por Angel L.Herrero

Cientos de millones de bebés nonatos vagan a través de las galaxias buscando el planeta donde quieren ser alumbrados.

* * *






lunes, 5 de enero de 2015

La vorágine es nuestra energía

por Angel L.Herrero

La realidad proviene del caos; el movimiento se origina en la confusión, en el descontrol, en el desconcierto. Sólo converge lo que diverge. Estamos en permanente huida de los interrogantes.

* * *






lunes, 29 de diciembre de 2014

La esperanza definitiva

por Angel L.Herrero

La última partida de supervivientes terminó el proceso de autocongelación. Extinguida la flora y la fauna, ahora tampoco subsistía ningún humano sobre la tierra. Sólo la incierta perspectiva de una vida que se regenerase de nuevo a partir de formas protozoarias haría resurgir a los criogenizados, tal vez en un millón de años.


* * *






lunes, 22 de diciembre de 2014

En cueros

por Angel L.Herrero

En un rincón dejó su sombra, a continuación se despojó de sus recuerdos, dobló sobre una silla los deseos y las pasiones, ágilmente se desvistió de su conciencia y, por último, se desprendió de su corazón. Nada cubría ya su desnudez ante los demás.

* * *






lunes, 15 de diciembre de 2014

El reflejo de las dudas

por Angel L.Herrero

Las cumbres sagradas atraen a los indecisos. Aquellas montañas les prometen escuchar y dar consejos irrebatibles. Cuando, desde la cima, los inseguros desean con fuerza sus ambiciones vacilantes, el eco del valle repite sus pensamientos hasta la saciedad.


* * *







lunes, 8 de diciembre de 2014

Para toda la vida

por Angel L.Herrero

Al fin llegó el tan esperado día. Mi sexto cumpleaños me permitía elegir mi mascota imaginaria. Una mascota para toda la vida. Era pues importante seleccionar bien. Allí, agarrado fuerte y nerviosamente a la mano de mi madre, frente al escaparate de los seres fantásticos, me encontraba dilucidando cuál sería al fin: el unicornio, aquel dragón, esa sirena o ese duende, tal vez un gnomo, tal vez un centauro, o quizás un hada, o mejor un cíclope o un genio, por qué no el yeti, o ese imponente minotauro. ¡Qué difícil decisión!


* * *